Artículos de opinión y pequeñas noticias sobre mi pueblo

7/6/08

Federico y los políticos

Desde mi pueblo se van produciendo a pequeña escala lo que a nivel peninsular se airea como un gran acontecimiento. Esas magnitudes sobre los sucesos, quizás sean una de las pequeñas grandes diferencias de vivir en provincias en vez de en la capital.

Los hechos parecidos o semejantes, si suceden en la capital todo el mundo se escandaliza o comentan o se plantea como un problema estatal, mientras si sucede en las provincias, ¡pues eso!, queda como anécdota...

Apenas recuerdo de cuando fue, pero atizando a la memoria podría aproximarme en el tiempo y decir que sucedió hace ya un par de elecciones, (tampoco es mucho tiempo).

En aquella época uno de nuestros representantes de turno, se adelanto a lo que ha imitado también uno de los grandes representantes de la capital. Es decir, el truco está en poner una “denuncia” por aquello que se ha escrito o comentado sobre un personaje político, planteando el susodicho sentirse herido...

En mi pueblo tal personaje, de no ser nada y habiendo conseguido que su partido le editara un libro de presentación, aunque haya perdido las sucesivas elecciones, al final, ha conseguido uno de los sillones más próximo a su ambición, y ha terminado sentándose al lado de la alcaldesa en los plenos del ayuntamiento (cuando al parecer… su enfermedad se lo consiente).

Según cuentan, al llegar el día del juicio por la denuncia que había presentado, delante del juez cambio la declaración. Lo que no argumento es que con aquella denuncia ya había conseguido lo que pretendía y era en definitiva una efímera argumentación para que se hablara de él y además poder permanecer como cabeza de lista de su partido.

No es que su servicio por el pueblo se destaque, ni que sus actuaciones sean para que pueda salir en la caja tonta, pero a él le atrae la foto y ese aparente y efímero poder que pretende tener al poderse sentar al lado de la alcaldesa.

6 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Jajajaja... Irónico y mordaz está mi Jaume.
Al enano del Fede le tengo en estudio; pa mí que ha perdido la brújula y lo que es peor está dando carnaza al enemigo mientras el posa para la foto con sus palabras siempre cariñosas.
Un besote, corasó a zumo de naranja

Jaume Canals Lanacemia dijo...

Salvando pequeñas diferencias, los susodichos ¡¡¡pertenecen al mismo partido!!!.
¡Uf! a primera hora de la mañana ese sabor de naranja me ha derretido.

Estrella Altair dijo...

Hola niño... pues mira no ... ninguno de los dos... ni Fede.. que me parece que esta continuamente "estreñido" y por ello no para de destilar bilis... y el otro.. que no sabe... como dar el cante y no entiende de libertad de expresión.

Besiños

Jaume Canals Lanacemia dijo...

Estrella, sino fuera por los besiños que recibo como niño, te diría… “pues mira que si” que hay diferencia y que los ejemplos de supuestos servidores del pueblo (¿políticos?) están ahí, en los papeles donde se aprecia que usan la justicia para subir o permanecer en el poder, y eso si que es una…

Estrella Altair dijo...

Anda explicamé las diferencias, que me interesa tu opinión, dado que tenemos el corazón orientado hacia el mismo lado, en el sentido político, se entiende....

Un abrazo

Jaume Canals Lanacemia dijo...

La diferencia esta en que un locutor o periodista hace un trabajo y la audiencia que consigue le puede hacer posible su continuidad o no, mientras un político puede no hacer nada, ni trabajar, ni servir a un electorado pero se puede mantener en su puesto no por el trabajo realizado, sino por haber salido en la foto más o menos guapo.
Al locutor se le paga por hablar y comunicar y teóricamente depende de que su programa funcione y (ecepto los medios de comunicación públicos o subvencionados) no ¡nos cuesta! ni un euro, mientras al político que se le tendría que pagar por lo que hace y no por lo que dice, puede permanecer cobrando de ¡todos! sin hacer nada y aquí es donde el sistema falla.