Artículos de opinión y pequeñas noticias sobre mi pueblo

2/1/09

Me apunto a la patada

¡Si!, han escuchado bien, me apunto a dar una patada. Que no es una patata, es patada y solo cuesta 900 euros. (Alzamiento con fuerza de pierna derecha o izquierda, dirigiendo la punta de pie “zapato” a los testículos del susodicho).

Claro que no soy un militante, pero si tengo la garantía de que será el mismo juez y el mismo tribunal el que me juzgue, es decir, los mismos que han juzgado a ese miembro del PNV por haber propinado una patada, no tengo dudas. ¡Me apunto a dar la patada!

Pero eso si, que sea el mismo juez, no sea que después me toque otro juez y entonces la hemos liado. Me suban la multa y la indemnización y no se cuantas cosas más...Y... No me salgan las cuentas... Que ya sabemos como la juegan aquí los tribunales, que eso repartir algo que suelen llamar justicia, cuando miras las sentencias, parece que sea cosa de la “lotería”.

Ahora que estamos reflotando a la banca, esta me dará el crédito para disponer de un buen abogado y dinero para afrontar los gastos judiciales, pues aquello que decían de la gratuidad de la justicia es solo de boquilla y según para que cosas.

No piensen que soy violento, pero el gusto que tendría en dar una patada a nuestro querido presidente y ¡por tan sólo 900 euros!. Sería demasiado ¡guay! para que fuera cierto.

También hay otra alternativa en caso de que la banca no me quiera financiar el dar una patada a nuestro presidente, podría montar una subasta para costear el proceso. Que quiere que les diga: ¡soy optimista! Y pienso que si monto una subasta incluso obtengo más dinero para seguir dando patadas a más presidentes, que por tener, tenemos un montón.

¿No lo sabían?. Después de lo que se ha venido en llamar “la transición”, han crecido como setas.

¡Oigan!, que si nos dejan dar una patada a nuestros presidentes, y solo hay que pagar 900 euros, va a haber cola para hacerlo. Y si me apuran, les cedo el puesto (recuerden que no soy violento), pero es que oportunidades como estas y a este precio, son gangas difíciles de no aceptar.

1 comentario:

Jaume Canals Lanacemia dijo...

Si es que al final... La violencia tiene adeptos, es decir, en el mundo del nacionalismo vasco, ya han lanzado la propuesta para financiar la deuda al militante que propino la patada... Ante lo cual, no es que no queramos la violencia, sino que alentamos a que haya más violencia... ¡Total! No nos va a costa ni un euro.
Pd. Ya no me apunto, que lo que empezo como una sátira, puede convertirse en que también me den a mi una patada. Que no es patata, es patada.