Artículos de opinión y pequeñas noticias sobre mi pueblo

10/7/10

Un ampurdanes empreñado

Perdido el estado de derecho, (es aquel estado en donde sus autoridades se rigen, permanecen y están somitidas a un derecho vigente) perdida la ciudadanía (derecho y disposición de participar... con el objetivo de optimizar el bienestar público), perdido el idioma (sistema de comunicación verbal o gestual propio de una comunidad) y engañado en mi busqueda de la democracia (organizacion donde la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros)...

Ya solo me queda esperar que la miseria de los borregos (ciudadanos convertidos en vasallos) sea tal, que les impulse a diezmar la presencia de esos inutiles politicos y gobernantes que vivien de nuestros esfuerzos.

Pues, la posibilidad de descentralizar (autonomía ampurdanesa) creando un sistema racional y lógico de dar los mejores servicios publicos a una parte del pueblo español (ver la nefasta versión de las automías en España), aun siendo posible, es justo que se me niege. Quizás por eso me llega el recuerdo de aquellos versos escritos por mi querido Cervantes en don Quijote:

Mira que el que busca lo imposible, es justo que lo posible se le niege, como dijo mejor un poeta, diciendo:

Busco en la muerte la vida,
salud en la enfermedad,
en la prisión libertad,
en lo encerrado salida
y en el traidor lealtad.
Pero mi suerte, de quien
jamas espero algun bien,
con el cielo ha estatuido
que, pues lo imposible pido,
lo posible aun no me den
”.

4 comentarios:

sargantana dijo...

la diferencia es que el veia gigantes donde solo habia molinos

nosotros..vivimos con nuestro enemigo

resignación compañero...resignación

Jaume Canals Lanacemia dijo...

Si, si, sólo molinos de viento...
"y dándole una lanzada en el aspa, la volvió el viento con tanta furia, que hizo la lanza pedazos, llevándose tras sí al caballo y al caballero, que fue rodando muy maltrecho por el campo..."
¿resignación? No gracias.

Anónimo dijo...

Vivimos en un estado revolucionario, donde cuando las leyes no agradan se chilla y patalea, no hasta que se cambian, sino hasta que se incumplen o acomodan a la voluntad del vociferante.

Escuravents
(Terrat de l'Empordà)

Jaume Canals Lanacemia dijo...

Mas que un estado revolucionario pienso que vivimos en un territorio caciquil. Y las leyes solo las cumplen los que no tienes mas remedio.