Artículos de opinión y pequeñas noticias sobre mi pueblo

25/3/08

Un grano a la belleza

Desde cualquiera de las cimas de los montes Alberes, extremo oriental de la cordillera Pirenaica, se abarca de un solo golpe de vista toda la llanura del Ampurdán, interrumpida solamente por los montes de Montgrí que, junto a la costa la dividen en dos partes: el alto Ampurdán, al norte, y el bajo Ampurdán, al sur.
La primera de ellas, el alto Ampurdán, limita por el este con el mar en una línea de costa baja y arenosa que forma la conocida bahía de Rosas, cuya playa dibujada en blanco por la espuma de las olas, destaca entre el azul mar y el dorado de la arena, perfilando una línea curva elíptica que llama en seguida la atención por la precisión geométrica de su dibujo, como si estuviera trazada con tiralíneas por la hábil mano de algún dibujante profesional…”.

Así empezaba a escribir un ampurdanés ingeniero de caminos, canales y puertos, en un artículo publicado en la década de los 60 de titulo: “Geología, viento y geometría” en la revista de obras públicas.

Utilizando la tecnología disponible de aquella época, compuso un mosaico de fotografías aéreas verticales para poder mostrar el área de la bahía de Rosas y dibujar sobre ella dos arcos de elipses, cuyos ejes mayores mantenían la relación (0,618) que se aproximaba en casi cuatro decimales a la “relación áurea” (0,61803).

Al leer su artículo me encontré con palabras técnicas como: área, arcos, elipse, ejes mayores… Eso me recordó ciertos estudios del bachiller antiguo cuyos conceptos casi tenía olvidados, y al encontrar el concepto de que la relación de la longitud de los ejes mayores de las elipses mostraban la “relación áurea”, debo de reconocer que fue “el momento” donde me perdí en medio de la belleza.

Dicen que la relación áurea se utilizaba como norma de proporción armónica en las artes plásticas del Renacimiento. Dicen que proviene del número áureo también llamado de oro. Dicen que su número o valor, expresa el canon de la belleza. … ¡Uf! La cantidad de cosas que dicen, y mira por donde, un día como hoy, descubro su existencia.

Quizás por eso, he recurrido a internet, he bajo la foto de la bahía realizada por el satélite que está publicada en Google, añado y remarco las dos formas de las elipses que publicó el ingeniero ampurdanés y al contemplar el resultado, me quedo tranquilo, puedo seguir enamorado de esta hermosa bahía de Rosas, pues sigue cumpliendo los cánones de la belleza.

Aunque parece ser que será por poco tiempo, pues algunos, quieren que existe otra realidad. Es decir, nuestros gobernantes, nuestros políticos, nuestros… Con sus actuaciones pretenden cambiar la belleza de la bahía de Rosas, sustituyendo lo que era una laguna con sus canales, islas y pequeños y grandes embarcaderos, por lo que se llamará puerto “marítimo-terrestre” y así, que pertenezca al mar.

Y si antes la mar marcaba sus limites en la dorada arena de la playa, ahora, allí donde no había mar, como en la antigua laguna de Rosas, nuestros políticos dicen que se dan las condiciones para que sea mar, asi pues, la representación grafica de las elipses de la bahía de Rosas, se le añade un grano difícil de disimular.

Ya no se podrán dibujar las elipses que delimitaban las aguas del mar con la doradas arenas de las playas, ya no se podrán ver mover las dunas que hacían retroceder al mar o le dejaban avanzar, ganando y perdiendo playa, pues ahora la mar entrara tierra adentro y en un acto formalizado con su levantamiento de acta incluido, se habrá conseguido poner un grano a la bahía de Rosas.

De esta forma tan simple, no habrá ya ingeniero que se precie como tal y pueda dibujar siguiendo el contorno de la mar un trazó elíptico por aquella línea blanca de las olas rompiendo en la dorada arena de la playa, ya no se podrá dibujar un par de elipsis que marcaban el limite de la mar, donde la longitud de sus ejes mayores tuvieran la relación áurea.

Pd. Este artículo esta dedicado a la memoria del padre de un apreciado roséense, que me ha suministrado toda la información y los documentos que he necesitado para realizarlo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

La Proporción áurea! lástima que las neuronas de algunos políticos no logren el equilibrio y la belleza que sería necesaria para comprender algunos comportamientos de la naturaleza y así poderle dar al César lo que es del César.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

A estas horas en las que hoy te leo, el sueño aún no se me ha esfumado y me ha dado por juntar churras con merinas y reconozco, además que estoy más zumbada que las maracas del difunto Machín, pero según te leía y recordaba el paisaje del Ampurdan que me chifla, pensaba que me encantaría estar en una masía y leyendo en catalán a Josep Plá. No sé catalán, empezando por ahí, pero al trabajar en un banco catalán hay cliente, obviamente que se empeñan en escribir en catalán y así me acostumbré
"Tu seràs una excel·lent carnissera
i jo un enze sense to ni so.
Però si la menestralia et fatiga algun dia
i vols una sensació radiant,
jo vindré a ensenyar-te geometria
mentre el retard no sigui exagerat.
Posa la direcció ben exacta.
Escriu-me una postal!..."
¿Qué tiene que ver todo esto con tu artículo? Nada pero me ha provocado.
Buen día, chaval.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Por cierto pollo, no has colgado el trofeo... Humm, estos hombres qué poco os gusta la decoración

Jaume Canals Lanacemia dijo...

Mª Ángeles.
Siempre recurro a la mano femenina para el tema de la decoración.
Añado mi ignorancia técnica a cómo recoger el trofeo y cómo y donde colgarlo.
Pero me encanta que un chaval y cierto pollo te haya provocado y fruto de esta provocación, sueñes estar en una masía leyendo a nuestro ¿simpático? Josep Pla.
Un abrazo

Estrella Altair dijo...

Buenos días Jaume, que interesante artículo y que bonito incluso el título “Geología, viento y geometría”.

No tenía ni idea de ese tema de las elipses relacionadas con el numero áureo y con la bahía de rosas.

Es una pena que no pueda seguir siendo así, pero quizás.. no se... se me ocurre ¿es beneficioso para la mayoría ese nuevo proyecto o no?... ¿o tu piensas que solo le mueven intereses no muy fiables?.

Buen.. pues hasta pronto y un abrazo.


P.D, Me estan entrando ganas de conocer aquella zona con mi familia, tal y como lo pintas y lo que dice Mº Angeles, habrá que realizar una visita a aquellas tierras, a mi pesar, pues no me gusta nada que me digan que son sólo Catalanes y no Españoles, pero bueno este ya es otro tema.

Jaume Canals Lanacemia dijo...

Una vez que había terminado de añadir el dibujo técnico en la foto de la bahía, mi hijo pequeño apareció como un torbellino y observando mi trabajo, me pregunto: -¿Papa como has podido encajar este submarino…?. ¡Que chulo!
Le conteste que no era el juego del tetris, le comente algo sobre la relación áurea… Me miro extrañado… y a lo bajito me dijo: El submarino es muy chulo, será por eso que es hermoso.
PD. El Ampurdán y la bahía de Rosas, una vez conocidas, no se olvidan. De ahí que tanto los griegos como los romanos “vinieran, vieran y se quedaran”.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Contestando a Estrella, he de decirle que a mí tampoco me gusta, pero a veces pienso que si será algo de literatura, me explico: mi amiga del alma, mujer quisquilla, es feliz viviendo desde hace 5 años allí, sus palabras son todas de agradecimiento de cómo la tratan.
Yo trabajo en un banco catalán y con la gente que he de tratar por teléfono no puedo decir naaaaaada, en el momento que me oyen hablar castellano, ellos me siguen.
En enero fui por 1º vez a Barna por cuestión de trabajo, parecía un patito mareado yo sola, me traje un buen sabor de boca, muy bueno. Sí, quizá haya tenido suerte, tal vez...

Estrella Altair dijo...

Buenas noches a los dos, Jaume y Mª Angeles, es verdad lo que cuentas, mi prima por motivos de trabajo estuvo años colaborando con Catalanes y para mi padre eran muy valorados, pero yo tengo un matrimonio que son amigos nuestros que trabajan con mi marido, buena gente, luchadora, vital, generosa, pero en política no puedes tocarles el tema, me explico ellos nos piden que aceptemos que se consideran sólo Catalanes y no Españoles, y es un sentimiento que yo respeto, sobre todo por que les conozco, pero que me duele.

No puedo comentar por ejemplo, como lo puede hacer Jaume, cual es la verdadera situación allí en Cataluña, pues mi experiencia vital nunca me ha llevado hacia aquella zona, y como tu dices Mª Angeles, en mi caso al no poder hablar con conocimiento de causa, puede ser un prejuicio.

Saludos a los dos.

Jaume Canals Lanacemia dijo...

Es mi gente, es mi tierra y me los quiero a pesar de nuestros defectos…
¿Y cuales son nuestros defectos?. Pues ante nuestra decadencia se observa que solo sobreviven los que dicen que se sienten catalanes… Los demás son apartados del sistema. (Ya son 30 años que todos los medios de comunicación, dicen que todos los males vienen de Madrid). Y así vamos tragando sapo tras sapo… Aunque estén envenenados.
Al final, de tanto oírlo muchos se lo creen no tienen más horizonte.