Artículos de opinión y pequeñas noticias sobre mi pueblo

9/4/08

Nos quitan a las mujeres

¿Cual podría ser el verdadero problema de la poligamia?. Muy fácil, al estado no le salen las cuentas si tuviera que realizar el pago de viudedad a una multitud. Ya son normalmente “muy mirados” con el cálculo de las pensiones, para que ahora tuvieran que multiplicar una “paga” y darla a una multitud. Imagínense que la difunta deja desconsolados a cien viudos.

- ¡Haber! Sueldo mínimo entre 100 salen a 6 euros al mes por consorte (sin contar los huérfanos de la difunta; si fuera el caso al revés: 1,2 por 100 podríamos encontrarnos además de las 100 viudas unos 120 huérfanos), pero con 6 euros al mes no se puede comer en este país...

¿Tendrían los antropólogos la última palabra? Pues va a ser que no. Y aunque se quisiera dar una asistencia sanitaria universal (con o sin copago) tampoco saldrían las cuentas al tener que repartir una multitud las cartillas de la seguridad social por ser consortes de tan sólo uno que cotiza. Incluso en ocasiones podría darse el caso de necesitar un medico por familia, y tener a éste siempre ocupado (tres generaciones juntas del polígamos podrían ser más numerosos que muchas poblaciones).

Si últimamente existen problemas sobre cual de los viudos tienen derecho a cobrar la pensión, o tan solo nos acercáramos a ver como repartir una herencia que podría complicarnos la vida en caso de no haber arreglado los papeles la difunta antes de su muerte. Esta claro que no conviene que tengan derechos los consortes de las familias polígamas y que tales planteamientos sean proscritos.

Quizás por eso se pretenda desviar la cuestión y que los titulares en los medios de comunicación conviertan a ésta en una noticia sobre sexo o en una historia donde se subyuga al del otro sexo, o en relatos de sectas cerradas que viven tales situaciones… y ya alejados del problema jurídico y financiero que se podría plantear, es más fácil y económico permitir la promiscuidad que legalizar la poligamia.

De ahí que se acepte que uno puede cohabitar con varias personas del otro sexo, pero se prohíba formalizar esa convivencia a través de un contrato civil, y quizás por eso dicen que no es recomendable asimilarlos a los homosexuales que desde hace poco comparten los mismo derechos y deberes que los heterosexuales y que además se les ha venido a llamar familia.

Pero resulta curioso como resuenan los oídos cuando los antropólogos hablan sobre las edades comprendidas entre 12 a 16 años o sobre las edades entre 14 a 18 años. ¡Niñas! ¡mujeres! ¿quién sabe?.

Y al poco que observo como se definen unos estándares y se normalizan a través de una ley, dejando fuera de juego a la antropología que la obligan a buscar justificaciones que nada tienen que ver con los aspectos biológicos pero si con los aspectos económicos sociales del hombre, me encuentro en medio de una noticia, donde resuena una llamada de teléfono de una “niña mujer” de 15 o 16 años que ha pretendido rechazar ser consorte de un hombre y su desdeño ha servido de excusa para imponer los estándares de un pueblo sobre otro.

Pero lo curioso de la situación es que se ha buscado otra justificación para desterrar la poligamia, ¿Cuál? el incumplimiento de los estándares de la actividad sexual según la edad de la persona. Y partiendo de éstos, se ha procedido a desalojar a todas las mujeres que tenía ese pueblo que por aquellas tierras llaman rancho.

6 comentarios:

Estrella Altair dijo...

Sinceramente Jaume, tal y como dices, creo que la antropología es la ciencia que mas tiene que decir sobre esta conducta social.

Evidentemente cada cultura tiene sus características y su historia, que la determina y marca.

Plantear la poligamia, en nuestra sociedad, creo que tiene poco sentido, aunque se puede ver de todo como actualmente estamos viendo con leyes como la del matrimonio entre los homosexuales, oséa que todo, es que esa minoria, que es la que manda, lo decida, lo reclame y se imponga, "por .... c....".

Pero bueno al final no se si tu eres mono o poli....... ya me contaras.

Un besazo

Jaume Canals Lanacemia dijo...

He intentado explicar el porque la poligamia es difícil que se estandarice en nuestra sociedad pues comportaría muchos problemas económicos, jurídicos y sociales. Pero eso no quita de que exista en la practica, y a esa practica alternativa la llamo la poligamia a destiempo, que aunque da problemas, les ha sido más fácil estandarizar y el último es el que se lleva el premio.
Estrella, te cuento… hay muchos polígamos camuflado. (¡Yo! prefiero no serlo).

aiRa dijo...

Hola! Me parece que seria poco factible la poligamia, básicamente por las convenciones sociales, xk si estubieramos acostumbrados a ello no se veria mal y habria otras leyes... (aunque a mi no me gustaria compartir a mi novio)
Merci por comentar y por el consejo!
Hasta pronto!
Marta

Jaume Canals Lanacemia dijo...

Gracias Marta. ¡Pero!
Básicamente las convenciones sociales aceptan la poligamia a destiempo, es decir, ahora uno, mañana otro y pasado otro y otro día otro. El divorcio multiplicador con solapes (en algunos momentos) de consortes con o sin papeles por medio, se ha extendido y evita de esa forma una poligamia con papeles.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

¿poligamia? A veces he pensado en esa palabreja... Cuestión de costumbres, educación. Yo no me imagino en esa sociedad. El amor hombre/mujer es intransferible y único. Si se termina, es probable que te vuelvas a enamorar, pero compartirlo con 2,3... no me cuadra. Te pueden gustar, ahora de ahí a amar pues ba un abismo.
En fin...

Jaume Canals Lanacemia dijo...

¿Quién te dice que poligamia es una cuestión de amor?. Pienso que puede ser producto del intento de satisfacer una necesidad biológica allí donde ni amor pleno ni intimidad verdadera se dan.