Artículos de opinión y pequeñas noticias sobre mi pueblo

21/9/08

Riu, el cura de mi pueblo

Un apellido con significado, que se puede traducir como “ríe” o también “río”. Un precioso lenguaje de sonrisas o un cauce que recoge las gotas de agua y las conduce a nuestro hermoso mar.

Un vecino me cuenta sus primeros encuentros con el cura de mi pueblo. Quería que estuviera informatizado y sabía que tenía un ordenador encima de su mesa. Pero encontró que le faltaba conexión. ¿Conexión?. Si, ese pequeño hilo que sale por detrás del ordenador y que posibilita comunicarse con el exterior y lo llaman “Internet”.

Es curioso que en mi pueblo a lo largo de las dos últimas décadas se ha dado la casualidad de que hemos podido jugar con el significado de varios apellidos para definir (acertadamente o desacertadamente) a nuestros ilustres personajes. “Páramo” el ex alcalde que se quedó sólo, Riu “el cura” que encauza a los creyentes y aglutina esfuerzos.

Se ríe con fuerza mi vecino, cuando me comenta que al mirar el ordenador del cura más detenidamente, no es que sólo le faltara el hilo para conectarse, sino que además no tenia ni tarjeta de red.

Mientras nos tomamos otra copa en el bar del pueblo (ya considerada ciudad), mi vecino se remonta a aquellos inicios, y como fue resolviendo las preguntas que el cura le planteaba, parece que costo un poco que se llegaran a conocer y aun tuvieron que pasar algunos meses para que después de un viaje a tierra santa que había organizado la parroquia, el cura del pueblo quedara satisfecho y convencido de la importancia de disponer de Internet. Fue por aquellas tierras donde se había emocionado al verse en una pequeña pantalla que hablaba de su parroquia y se exponían las fotos de su iglesia.

En las últimas elecciones, se cambio el “Páramo” (la soledad del dirigente) por la “Casamitjana” (casa a medias), si, aquella alcaldesa que pregono la participación en casa y se quedo a medias.

Si se hubiera esperado a que se implantara el sistema wifi en tofo el municipio y que habían pregonado algún que otro político en el pueblo, aun mi vecino estaría esperando que el ordenador del cura se pudiera conectar a internet…

Pero a la vuelta de tierra santa, se pusieron a trabajar conjuntamente, el cura había escrito un diario sobre el viaje y tenía un CD lleno de fotos como recuerdo. Le presto aquella documentación para que lo copiara y escaneara y se pudiera ir publicando poco a poco en la web de la parroquia.
“Maestro ¿Dónde vives?. Ven y lo verás”. La página del viaje se colgó con gran éxito en forma de diario en la web la parroquia con el título: Ven y lo verás.

Desde entonces, me cuenta como se fueron superando las dificultades técnicas que se iban presentando, y como el cura ya sabía entrar en el mundo de Internet y conectarse, incluso me muestra varios artículos que ha escrito para la web como un vecino más de Rosas, y como alguno de ellos se han publicado en la revista que RosesDigital edita sobre los contenidos de la web del pueblo.

Y a uno, le dejan con las ganas de ir a conocer al cura de mi pueblo, pues se pueden leer en sus artículos, frases muy bien traídas para su contexto, como:
- Al escribir sobre el hambre, dice: “Al ser tan repetitivos con la desagradable noticia, nos puede resbalar, con el riesgo de volvernos insensibles delante del problema”
- Al escribir sobre el desarraigo y tradición, comenta: “Compramos el último modelo de móvil, de ordenador, pero mañana sale otro con más y mejores prestaciones. Estamos seguros que el mañana será totalmente diferente”
- Al escribir sobre la responsabilidad, define: “El ciudadano es aquel que no es sirviente ni esclavo de los otros, sino que es señor de sus propias acciones…”.

2 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Hooooooooooooola, buenos días.
"El ciudadano es aquel que no es sirviente ni esclavo de los otros, sino que es señor de sus propias acciones…”.y esto nos lleva al desaraigo pues nos hemos convertido en ciudadanos del mundo que vamos y volvemos sin quedarnos en ninguna parte. Las tradiciones han dejado de tener memoria.
Un besote a café malo... hoy me ha salido penoso

Jaume Canals Lanacemia dijo...

Los ciudadanos del mundo por mucho que se muevan no salen de él. ¡Solo es cuestión de saber donde estás y que haces!.