Artículos de opinión y pequeñas noticias sobre mi pueblo

31/1/06

Una cena con velas

Aunque eso de darle las gracias a la hidroeléctrica, ¡mejor que no!.

Una mujer me ha escrito, y yo lo transcribo tal cual, pues sin ser muy concreta, ya que la electricidad se ha recuperado a las nueve de la noche, es una de las noticias que iba a escribir, pero algo me ha dicho que este otro punto de vista, pudiera dar que pensar. Aunque eso de darle las gracias a la hidroeléctrica, ¡mejor que no!. Que luego se acostumbran y todo lo del congelador se va al carajo.

¡Gracias hidroeléctrica!. Salgo al balcón y le digo a mi hombre: - “¡Mira!, ven a ver las estrellas más bonitas del universo”. Él no lo quiere reconocer, pero aun así, sale a mi encuentro, me coge de la mano, y emocionado las compartimos en silencio.
Son estos pequeños momentos, donde los fallos eléctricos, han hecho que culmine este anochecer sin ajetreos, sin luces ni colores, donde las estrellas brillan sin recibir ningún reflejo y la oscuridad nos arropa incluso despertando nuestros sueños.
El cielo esta iluminado, la tierra no emite contaminación luminosa, (como la llaman ahora los expertos), el mar en calma nos humedece y los dos juntos, en nuestro balcón recordamos otros tiempos.
Unos decían que darían la luz a las ocho, otros decían a las diez, ni unos ni otros han acertado, y hemos podido vivir este anochecer, sin luces ni farolas, sin música ni griteríos, acompañados y juntos, cumpliendo un pequeño deseo.
Este anochecer, hemos cenado con la luz de las velas. Me vuelvo a él y nos damos un beso. Al tiempo le doy las gracias a la hidroeléctrica que con su apagón ha propiciado estos hermosos momentos.

No hay comentarios: