Artículos de opinión y pequeñas noticias sobre mi pueblo

21/9/12

El charnego de Rosas


Había un dicho catalán que decía más o menos: “ déjalos entran y al final, te echaran fuera”… Quizás por eso, en Cataluña, los charnegos se juntaron con los forajidos y  bandidos que hablaban gascones y catalán y descubrieron que se vivía mucho mejor si ocupaban los primeros puestos de la política catalana.
De las costumbres catalanas que propiciaron que Cataluña ocupara una de las primeras regiones a nivel industrial, poco queda, la burguesía se acomodo al nuevo sistema de partidocracia reinante y dejo de ser un insulto que llamaran “charnego” a los que habían venido a vivir en esta región.
Los charnegos aprendieron pronto la lección para vivir entre forajidos y bandidos, tomaron como ejemplo al jefe de la banda (el que fue presidente de banca catalana) y en la práctica todo consistía en hablar catalán para pasarse fácilmente por uno de ellos.
El pistoletazo de partida fue el cambio de sistema de gobierno (dictadura a partidocracia) acompañada por una crisis industrial, que hizo posible que a los pocos años se produjera una disminución cultural de la base, (profesores, catedráticos, maestros y profesionales, se trasladaron a otras regiones), dejando el camino libre para que los charnegos comenzaran a ocupar puestos políticos.
Rosas es un reflejo más de lo que está sucediendo en está región catalana. En pocos años tras  llegar un alcalde (charnego) que decía ser amigo del jefe de la banda (presidente de banca catalana) se empezó a legalizar las ilegales construcciones y aprobar sucesivas revisiones de los planes urbanísticos en beneficio de… eso le valió, para cuando perdió la alcaldía, tener un sueldo en una caja (que fue absorbida) y darle tiempo para volver a ocupar la alcaldía, además de ocupar un puesto en las cortes españolas, todo ello, como premio a su fidelidad al jefe de la banda.
Las características típicas de estos charnegos que se han unido a los actuales forajidos y bandidos, es: el hablar catalán, esconder las prácticas corruptas (un 3% se escucho en el parlamento catalán), aparentar ser más catalán que los catalanes (José Luis charnego que renuncia a su nombre español y ex presidente de la izquierda republicana catalana) y gastar más de lo que se ingresa (José , otro charnego ex presidente autonómico).
Y como resultado de este proceso para los catalanes que siguen viviendo en Cataluña, es que apenas se dan cuenta de lo forajidos y bandidos que son la banda que les gobierna y no encuentran alternativa política a la propuesta de echarlos de su casa, creando otro país.