Artículos de opinión y pequeñas noticias sobre mi pueblo

9/6/13

Regenerar el Reino de España


 
Me sorprende como empieza la primera definición que da el DRAE sobre lo que significa regenerar: “dar nuevo ser a….” eso me recuerda a Adán y Eva cuando se les abrieron los ojos y se dieron cuenta de que estaban desnudos. Esa toma de conciencia, ese nuevo planteamiento de ser conocedores del bien y del mal, y que fue una de las causas de que nos limitaran nuestra existencia, Gn 6,3: “No permanecerá siempre mi espíritu en el hombre, porque no es más que carne… no es la adecuada para referirnos a la regeneración del reino.  
Quizás por eso la segunda definición del DRAE “hacer que alguien abandone una conducta…” parece estar más en consonancia con la regeneración del reino actualmente basado en la partidocracia. Pues este primer intento de acercar la intervención del pueblo al gobierno y que dicen llamar “democracia” esta bastante lejos de los primeros escritos sobre como podía intervenir el pueblo en su gobierno.
Miremos que nos dicen en dt 1,13: “Elegir de vuestras tribus hombres sabios, inteligentes, probados (experimentados), para que yo los constituya sobre vosotros (poner al frente de vosotros)”. Allí mismo, nos aleccionan además la posible composición de sus órganos representativos, dt 1,15: “Entonces tome yo de los principales de vuestra tribus hombres sabios y experimentados, y los constituí vuestros cabos (Guías o jefes), jefes de millar, de centena, de cincuentena y de decena y magistrados en vuestras tribus”. Y se remataba dando las primeras instrucciones a los jefes nombrados mediante esta fórmula de gobierno: dt 1,16-17: “Al mismo tiempo di a vuestros jefes (jueces) este mandato: Oíd a vuestros hermanos, juzgad según justicia las diferencias que pueda haber o entre ellos o con extranjeros. No atenderéis en vuestros juicios a la apariencia de las personas; oíd a los pequeños como a los grandes, sin temor a nadie…”
Pero claro, estos son los primeros escritos de cómo sería o empezaría a funcionar un sistema de gobierno basado en la democracia y que contiene un claro componente cristiano y su puesta en práctica haría que la corrupción y maldades les fuera más difícil consolidarse como lo han hecho en la actualidad. Tan solo hace falta observar el sistema de presentación de candidatos a ser nuestros representantes (jefes de la tribu) para que se nos caída la cara de vergüenza.

Lo triste es comprobar por dónde van los tiros de la regeneración. Parece que todo apunta a que sea sinónimo de “sacar a los viejos y poner a los jóvenes”, y no es más que un mayor alejamiento del sistema democrático que garantizase el ejercicio de un buen gobierno… Y donde se justifique aún más la necesidad de asesores y sobresueldos, abriendo con creces el camino a una mayor corrupción y maldad.

No es difícil comprender que los ignorantes y sin ninguna experiencia nada tienen que ver con los sabios, inteligentes y experimentados de las tribus, (mientras no haya un sistema de presentación de candidatos que garantice la elección de los más sabios, los más inteligentes y los más experimentados, la degeneración está casi garantizada) de ahí que si seguimos ese regenerar (viejos por jóvenes), o ese regenerar no hace abandonar la conducta de los que están y dan paso a los más sabios, inteligentes y experimentados, tenemos casi todos los números para volver a fracasar.
PD. Grafico cedido por un amigo, ¡por votar que no quede!.